No es un problema, es tu proceso para CRECER

“Toda la adversidad que he tenido en mi vida, todos mis problemas y obstáculos, me han fortalecido… Puede que no te des cuenta cuando sucede, pero una patada en los dientes puede ser lo mejor para ti”. Walt Disney

Te has preguntado ¿Por qué a mí? ¿Por qué esta situación? ¿Por qué esta mala racha? ¿Por qué no fulano o fulana que es tan mala persona y que no ha tomado buenas decisiones en su vida? Pues este apartado es para ti: “Tu proceso de hoy es tu canto de victoria mañana”.
Sí, no es tu final, es tu proceso. ¿Que hay problemas? Claro que sí. Estás en el mundo, es innegable que haya circunstancias, pero son solo eso, circunstancias.

Por encima de cualquier situación, hay alguien que proviene de la esencia, de la sustancia misma de las cosas, alguien que tiene vida, y que por eso, tiene las herramientas para resurgir de las cenizas como el ave fénix. Ese alguien ERES TÚ. Sí, no es tu final, es tu proceso para crecer.
 
La creación es perfecta y tú eres parte de ella.

La creación es perfecta, y por ello, nada de lo que está en este mundo se encuentra desnudo o indefenso ante alguna circunstancia. ¡Hay esperanza! ¡Tranquilo! ¡Descansa! ¡Toma un respiro! Siempre hay un camino.
Abre los ojos, mira a tu alrededor y detalla a los seres vivos, todos tienen un arma para defenderse, para avanzar, y avanzar en medio de su situación. Tú no eres la excepción; tienes las armas, tienes el poder.

Todo en este planeta gira a manera de alicientes que siempre surgen para ayudar. Recuerda, la creación es perfecta y tú eres parte de ella. ¡Hay esperanza! Todo se alinea en armonía para ti. Todo, en su tiempo, es perfecto.
 
Crecer: ¿Qué has aprendido?
¿Problemas? Sí, pero no es tu final, es tu proceso para crecer. Conceptualmente, un proceso se define como “un conjunto de operaciones a que se somete una cosa para elaborarla o transformarla”.
El oro, por ejemplo, debe pasar por el fuego para ser lo que es ¡Oro! Solo al pasar por las llamas, surge su belleza y se comprueba su valor.

El proceso conlleva a un resultado. Todo en este Universo tiene un ¿Para qué?
“¿Por qué estoy pasando por esta mala situación?”, te cuestionas. Ahora, te pregunto ¿Qué has aprendido? Examínate y has una introspección de lo que actualmente eres capaz, de lo que esa situación te dejó.
¿Qué has aprendido? Evalúate. Seguro te diste cuenta de los errores que ya no puedes seguir cometiendo. Seguro, ya sabes qué otras cosas puedes hacer.
¿Qué has aprendido? Te aseguro que eres más fuerte, que has crecido internamente. No eres el mismo(a). Has crecido. Descubriste aquello de lo que eres capaz y eso te ha sorprendido.
Y es que definitivamente, no es tu final, es tu proceso para crecer, es el forjador para tu canto de victoria mañana.
“¿Por qué a mí?”, piensas. Ahora te pregunto ¿Qué has aprendido?

Facebook: Lenys Moreno Toro
Twitter: @LCMoreno10

Correo electrónico: morenolenys@gmail.com