Cambia tu vida, evoluciona y avanza


“Los grandes cambios siempre vienen acompañados de una fuerte sacudida. No es el fin del mundo, es el inicio de uno nuevo” -Anónimo.

Los cambios llegan a nuestras vidas para avanzar, evolucionar y crecer. Es difícil aceptar y asumir los cambios porque esto nos obliga a salir de nuestra zona de confort, ese espacio que es solo nuestro y en el que nos sentimos cómodos, porque es el lugar en el que nos aceptamos y nos hemos acostumbrado a un modo de vida que no requiere el exigirnos más de lo que somos en ese momento.
 
Cambiar tiene que ver con nuestra actitud frente a las circunstancias que se presentan día a día. Es parte de un proceso evolutivo al cual cada uno debe adaptarse.

 


Nosotros mismos debemos dar ese paso y salir del círculo en el que nos encontramos dando vueltas sin ver una salida, cuando en realidad ese salto hacía el exterior está en nuestras manos.

 
Nos cuesta reconocer que necesitamos seguir avanzando, pues todos somos capaces de hacer algo mejor a lo que hacemos. 
 
En medio de las debilidades, aparece el miedo que se convierte en una amenaza y puede ser incluso, un enemigo.

El temor no nos permite avanzar ni escalar, nos detiene y paraliza, por eso debemos aprender a utilizarlo a nuestro favor. Enfrentarlo es lo mejor que podemos hacer. ¿Cómo? Asumiendo los cambios, siguiendo hacia adelante y confiando en nuestras capacidades.
 
Hay un lema de vida que no falla, ¡siempre lo que pasa es lo mejor! Cuando algo se va de nuestras manos es porque algo mucho mejor vendrá. Hay etapas y ciclos que cerrar en nuestras vidas para abrirnos a otra experiencia que nos hará avanzar, esto es una máxima en todos los aspectos.
 
Cada cambio trae consigo un sufrimiento, porque nos desprendemos de personas, objetos, costumbres y afectos. Dejamos atrás aquello que nos acompañó por un largo tiempo.
 
Hay cambios inevitables. Cuando hay un problema de salud que debes atender, eso amerita dar un giro a lo que estás acostumbrado a hacer. Cuando pierdes tu trabajo y debes emprender un nuevo proyecto.
 
Cuando los cambios son positivos dan paz y tranquilidad a tu vida, equilibran tu bienestar, refuerzan tu salud, calman las angustias, los miedos desaparecen, te relajas, sanas tu espíritu y rompen la rutina.
 
Cuando empiezas a cambiar desde tu interior, todo a tu alrededor también da un giro para mejorar porque comienzas a ver las situaciones y a las personas desde otra perspectiva.
 
Si te aceptas a ti mismo tal cual eres, con tus defectos y virtudes, también aceptarás a los demás con su forma de ser, y sus actitudes y comentarios no te afectarán porque dentro de ti ya te diste cuenta a qué das valor: solo a lo justo y necesario.

 

Aprendes a dar importancia a lo que te produce felicidad y te sirve para seguir avanzando.
 
¿Qué debes hacer para cambiar? Piensa bien qué quieres para tu vida, qué puedes hacer para lograrlo y trabaja en función de alcanzarlo.
 
El proceso es fuerte, el camino a veces es largo pero el final es satisfactorio. Nunca te quedes con las ganas de poder hacer algo diferente.
Recuerda que “querer es poder”, siempre que te esfuerces y te enfoques en lo que deseas y vayas por ello.

 
Nunca es tarde para cambiar. Ni el tiempo, ni la edad, ni el lugar donde te encuentres son una limitante.
Lo más importante es que el cambio está dentro de ti. Vive y mejora tu calidad de vida. Jamás olvides que si no cambias internamente, nada a tu alrededor cambiará.

 
RRSS:
Twitter: @aylenbucobo
IG: @aylenbucobo
Facebook: Aylen Bucobo
Correo electrónico: aylenbucobo@gmail.com