¿Cómo detectar la depresión en plena cuarentena?

 

“Es urgente la intervención de un especialista en salud mental de existir pensamientos suicidas” 

El surgimiento de una pandemia ha afectado a todos. A diario las personas batallan para seguir adelante en medio de una cuarentena que les protege de un enemigo invisible: un virus que ha causado miles de fallecidos y contagios en el mundo.

Recurren a actividades que mejor se ajusten a su personalidad para sobrellevar el cambio drástico de rutinas y, en algunos casos, los estragos en la economía familiar.

Leer, bailar, cocinar, realizar cursos online, meditar o devorarse todas las películas que ofrecen las plataformas digitales son algunas de ellas.

¿Pero qué hacer si el afectado es un adolescente? ¿Cómo ayudarlo si se libra una propia lucha interna en medio del confinamiento?

En primer lugar, es importante evaluar si se han presentado cambios notorios en el comportamiento del menor, que puedan alertar a los padres sobre una posible depresión.

¿Solía ser de los chicos que disfrutaba una amena charla o compartir con sus familiares, pero de repente se ha aislado y duerme más tiempo de lo habitual o presenta insomnio? Es unas de las interrogantes que deberán responderse.

Además, otros de los detalles que pueden suponer una advertencia es la alteración en la dieta. Si de repente comienza a saltarse comidas o a ingerir una mayor cantidad de alimentos. 

Si desestima su valor propio, magnifica sus defectos, así como le resta mérito a sus habilidades sociales o académicas. Frases como “no sirvo para nada”, “no soy inteligente”, “soy fea o feo”, “mis amigos son más inteligentes”, pudieran indicar que su autoestima se ha fracturado.

Notarlo alterado, irritable, desmotivado o melancólico la mayor parte del tiempo. Como si su sonrisa hubiera desaparecido.

Del mismo modo, es necesario verificar si el adolescente evita cumplir con los deberes escolares, por lo que sus calificaciones son deficientes y miente sobre su desempeño escolar.

Ante la posibilidad de que un joven presente los síntomas enumerados, es recomendable consultar al psicólogo o psiquiatra, con mayor urgencia de existir pensamientos suicidas o riesgos que amenacen su integridad física.

Pleno apoyo sin prejuicios 

Además de la atención médica para combatir la depresión, el chico necesitará contar con el pleno apoyo de sus padres, que le comprendan desde su perspectiva, sin presiones ni juicios.

Intentar establecer una conexión de confianza, sin recriminaciones,  invitará al joven a expresar sus sentimientos o miedos. Conocer lo que piensa realmente permitirá asistirle de forma asertiva para buscar soluciones idóneas a sus problemas.

Es fundamental, también, favorecer los pensamientos positivos, así como una visión de su entorno optimista, de manera de incentivarle a enfrentar las  dificultades que forman parte natural de la vida, sin buscar la perfección.

Otra estrategia aconsejable es realizar actividades de su interés que le motiven y le extraigan de esa burbuja gris en la que se ha sumido. 

Igualmente, es necesario retomar y establecer hábitos saludables, como mantener una dieta balanceada, rica en verduras, frutas y proteínas, así como dormir máximo 8 horas diarias.

El objetivo es alcanzar la recuperación y, en medio de ese proceso, tanto padres como hijos pueden acompañarse mutuamente al poner en práctica herramientas para eliminar los síntomas, de la mano siempre de los profesionales de salud mental.

Twitter e Instagram: @alejandrinasa

Correo: algonzalezb@hotmail.com