Dale Valor a lo esencial

“La pobreza de bienes es fácilmente remediable mas la del alma es irreparable”, Michel de Montaigne

 

Es increíble como algo tan microscópico como un virus ha hecho tambalear el sistema mundial en este 2020, llegando incluso a trastocar lo más íntimo que se tiene: el cuerpo. Solo cuando lo material se ve amenazado, se hace tangible lo verdaderamente importante: el significado de la vida, así como el hermoso rol que tienes en ella y con los tuyos.

Ricos, pobres, gobernantes, artistas, el ciudadano común, viejos y jóvenes, todos han sido afectados por igual ante un diminuto enemigo nunca antes conocido: Covid-19. No hay diferencia de estratos sociales. Todos somos iguales.

Y es que si algo ha enseñado la pandemia, es nuestra fragilidad como seres humanos, una bofetada que hacer ver que lo único que trasciende es el espíritu, y que hace cuestionarnos sobre ¿Qué hemos hecho para cultivarlo? ¿Si hemos sembrado en lo Eterno? o ¿Si hemos cumplido con nosotros mismos y con los nuestros?

La necesidad de nuestra relación con el Creador y con los demás cobran tanta fuerza cuando aquello material a lo que hemos dedicado tanto esfuerzo se siente amenazado.

Si estás leyendo este artículo, seguramente has sido afectado por ese microscópico enemigo que actualmente amenaza a millones de personas en el mundo, ya sea porque lo has padecido, o porque conoces a alguien que ha sido contagiado. Quizá solo eres de los privilegiados a quienes solo se les ha visto afectado el bolsillo, pero al fin de cuentas, de alguna u otra forma, has experimentado o visto sus consecuencias.

Como dice el escritor francés, Antoine de Saint-Exupéry, en su obra “El Principito”: “Lo esencial es invisible a los ojos”, y en esta ocasión, un virus microscópico lo hace ver y sentir a millones de personas en el planeta.

Así que si eres de los que está estresado por el encierro y las restricciones propias de una cuarentena, aprovecha y ve este momento como la ocasión perfecta para fortalecer tu espíritu de la Mano de Dios, “porque lo esencial es invisible a los ojos”.

Reconoce ante el Creador la necesidad que tienes de Él y fortalécete para activarte en ese rol hermoso que la vida te regaló. ¡Cumple tu propósito!

¡Vive! ¡Ríe! ¡Camina descalzo! ¡Besa! ¡Abraza! No dejes de decir ¡te amo! ¡te quiero! Corrige lo que sea necesario corregir y avanza.

No esperes a que todo se acabe para darte cuenta de lo que es verdaderamente importante durante tu peregrinar por esta tierra, porque lo material solo es una añadidura, necesaria, sí, pero no el centro de todo, sino el reflejo de la bondad de Dios que es el Ángulo.

Porque algo sí es cierto, y es que tu Creador no te soltará hasta ver su propósito cumplido en ti… Tan solo abrázalo y ¡Vive!

 


Redes Sociales:
Twitter: LCMoreno10
Facebook: Lenys Moreno Toro
Correo electrónico: morenolenys@gmail.com