¿Depresión en niños por confinamiento?

Involucrar a nuestros hijos en los deportes es una forma de relacionarlos con la sociedad e impulsarlos a que se desarrollen intelectual y físicamente.

 
En este tiempo de confinamiento, el deporte y el ejercicio se han transformado en una alternativa para bajar la tensión, la ansiedad y el estrés del encierro. Pero esto del deporte virtual no apareció con la pandemia. Hacer deporte desde casa ya existe hace tiempo, es por eso que muchas y muchos YouTubers son exitosos con sus canales donde comparten tips de entrenamiento individual, retos, etc.

La diferencia es que se incrementó notablemente la cantidad de personas que se dieron cuenta que pueden entrenar desde casa o un lugar aislado sin la necesidad de un gimnasio.
 
Pero los niños que también están en casa, que han perdido sus actividades como salir al parque, disfrutar con sus amigos o ir a sus campamentos de verano, de verdad la están pasando mal. De hecho, según la organización Save The Children, uno de cada cuatro niños padece ansiedad por el confinamiento. Esto quiere decir que pueden llegar a desarrollar depresión, lo cual afectaría a su desarrollo y vida adulta.
 
Es súper importante que miremos qué actividades podemos desarrollar en conjunto para que nosotros los adultos estemos en forma y saludables y los niños además de ejercitarse también se entretengan.
 
Con mi hijo de dos años hemos desarrollado una rutina muy divertida: durante las mañanas yo hago ejercicios en Youtube que me ayudan a mantenerme en forma y él juega tratando de imitar mis movimientos. Después de la primer semana él se acostumbró a que en las mañanas “hacemos ejercicio juntos” por lo que puedo seguir haciendo mis rutinas y al mismo tiempo él se divierte.
 
Existen varias actividades deportivas que pueden hacer en familia mientras están en casa. Si tienes un patio o un espacio verde donde no se llene de personas es mucho mejor, pero si no, créeme que seguir un par de videos sobre zumba, strong, aeróbicos u otros va a servir de maravilla.
 
Los mas chiquitos aprenden a ser más organizados, desarrollan la atención, obtienen mejor rendimiento y sobre todo, desarrollan valores como el compromiso, el trabajo en equipo, la actitud, la perseverancia, entre otros. Date un tiempo para jugar con ellos, para ejercitarte y enseñarles la importancia de hacer deporte y no solamente jugarlo en consolas o mirarlo en la TV.
 
Tal vez, si haces un concurso de cascaritas entre los que viven contigo, ya estás sembrando ese gusto por el futbol; o si encuentras un aro de básquet y lo pones en la parte superior de la puerta puedes ayudarle a tu hijo a desarrollar habilidades que después te van a sorprender.

Toma en cuenta algo muy importante: Practicar deportes genera hábitos y en los niños esto puede llegar a ser fundamental al momento de su crecimiento.
 
Espero haber despertado algunas ideas en ustedes para que el encierro sea menos tedioso.