Jubilación ¡Un nuevo comienzo!

 

«La jubilación es una hoja de papel en blanco. Es una oportunidad para rediseñar tu vida en algo nuevo y diferente». Patrick Foley.

 
¡Despierta! Es la hora de procesar la jubilación como un acto de beneplácito y un nuevo comienzo de vida.

 ¿Quién no se asusta al saber que está cerca su jubilación laboral? Aun cuando este proceso debería ser normal, muchas veces se convierte en una situación que emocionalmente tarda en asimilarse, a tal punto que, en ocasiones, hace quiebre en el entorno social, familiar y emocional del individuo. La poca preparación y ayuda psicológica para enfrentar sanamente esta nueva etapa por parte de las empresas u organizaciones gubernamentales es casi nula.
 
Si bien pareciese una contrariedad, el tema de la jubilación se oye casi a diario en los puestos de trabajo, es parte de los pensamientos de quienes ya por sus años y no por su condición física o intelectual deben pasar a retiro, pues han llegado a la edad dorada y cuando ese día se hace realidad, para muchos, este momento se convierte en una tragedia. ¡Dios, me jubilaron! ¿Qué hago ahora? ¿En qué ocupar mí tiempo?
 
El hombre y la mujer de 70, 60 y 50 años de edad ahora se cuidan más y por ello se ven jóvenes, su rutina de vida es casi 100% activa y es allí precisamente cuando muchos se sienten atacados si son jubilados. Es como un monstruo o una bacteria que les genera depresión, achaques, alcoholismo y enfermedades, aun si su indemnización les ha dado para cubrir algunos placeres de la vida: casa, resort, autos, con lo cual no cubren sus expectativas pues el ataque es emocional y hasta intelectual. ¡Aún hay mucho que dar!
 
Entonces, si sientes que aún tienes mucho que dar ¡Despierta! Cambia de ruta, reimpulsa tu ser, renace, comienza un recorrido que te lleve a deleitarte con los regalos maravillosos que la vida siempre te ha dado, pero que al estar trabajando nunca te detuviste a disfrutar. Recordemos que la felicidad nos la concedemos nosotros mismos y es allí donde está el secreto para cultivar y apreciar nuestra edad dorada, con todo el tiempo disponible que nos concede el status de jubilado. Inicia tu despertar en esta nueva etapa con cosas simples:

Dedícate tiempo. Esto implica salud, apariencia personal, alimentación, recreación, entre otros.

Disfruta la naturaleza. Cada sensación, aroma, sonido y color que ella proporciona da paz mental y renueva energías.

Haz ejercicios y físicos y cognitivos, meditación o yoga. Este tipo de actividades ayudan a aumentar los niveles de serotonina u hormona de la felicidad.

Regálate un alumno. El compartir tus conocimientos con alguien más te deja un aire incalculable de satisfacción personal.

Haz tertulias con familiares o círculos de amigos. Trata temas de crecimiento personal, música, cultura, deporte, puntos de vista sobre un libro, entre otros.

Degusta cada comida. Su sabor, olor, color, textura, piensa que la naturaleza te está dando lo mejor de ella. Inclusive atrévete a elaborar un platillo y sorprende a tu familia, es algo mágico.

Descubre tus talentos ocultos. Escribe, pinta, canta, toca un instrumento, baila o cualquier otra actividad que en algún momento pensaste que no eras capaz de crear.

Aprende algo nuevo. Piensa y céntrate en aprenderlo, te sorprenderá el efecto en ti cuando lo logres.
 
Has de la jubilación un regalo, disfrútala, no te encierres, dale esa gran oportunidad que merece tu ¨edad dorada¨.
 

Instagram: trinidad.vera
Twitter: @Vera M
Facebook: Trinidad Vera