Mi mascota en plena contingencia

No me importa si un animal  es capaz de razonar. Sólo sé que es capaz de sufrir, y por ello lo considero mi prójimo. Albert Schwetzer.  

Actualmente en México nos encontramos en una inusual dinámica conteniendo la expansión de la pandemia del COVID-19. Esto ha puesto de cabeza a millones de personas en todo el mundo. 

Hablando del reino animal y la naturaleza, sin duda están de fiesta con nuestro encierro. Los animales salvajes se sienten más seguros que nunca en su hábitat natural, muchas de las amenazas que representan las actividades de los humanos se quedaron pausadas y atemporales.

Por otro lado para los animales de compañía ha sido un cambio de dinámica con un sube y baja de emociones y energía que nos dan por un lado la oportunidad de tener una mayor comprensión del otro, humano-animal, y por otro lado nos reta aún más hacia la paciencia, empatía y creatividad en esta interacción constante durante la curentena.

Respecto al comportamiento de perros y gatos durante esta cuarentena, algunos animales acostumbrados a una presencia constante de su o sus humanos, no han mostrado grandes cambios de comportamiento, todo parece indicar que en estos casos no muestran verse tan duramente afectados.

Los pocos cambios percibidos en perros y gatos se asocian más a la tensión emocional o de encierro que viven los humanos y se transmiten a sus compañeros animales.

Evidentemente aún cuando el contacto entre ambos suela ser constante y el humano pase gran parte del día normalmente con su perro y/o gato, la restricción de salidas, paseos o cambios de rutina en casa también ha desconcertado a la mayoría de compañeros animales, más no se muestra un cambio de conducta que deba alarmarnos.

Muy contraria es la experiencia que están viviendo algunos perros y gatos con el caso de los humanos que estaban en casa pocas horas al día con sus humanos y solían tener una dinámica más activa con paseos o salidas por algún servicio externo, es decir, su contacto físico era más espaciado o no tan constante.

Es en estos casos donde debemos poner mucha atención por dos cuestiones… la primera es generar una costumbre que cambiará nuevamente en algunas semanas más cuando todo regrese a la cotidianidad y la segunda para los casos de animales que están mostrando mucho estrés y tensión por tener esta compañía constante de su humano.

En el primer caso los compañeros animales les parece lo mejor que ha sucedido en su vida, comienzan a acostumbrarse de forma fácil y gustosa a una dinámica que solo será temporal, después volver a la rutina será muy duro.  

En el segundo caso los perros y gatos que se sienten sumamente abrumados y estresados por la constante presencia de su o sus humanos pudieran dejar de descansar plenamente y llegar a mostrar signos de ansiedad lamiendo partes de su cuerpo hasta hacerse daño.

En este último caso no tiene que ver con que no disfruten la presencia de su humano, es más bien un cambio de dinámica que no comprenden o porque el humano, ahora feliz de tenerlo cerca tanto tiempo, le estimula y apapacha constantemente y en exceso.

En cualquier caso debemos ser conscientes que nuestros animales de compañía necesitan su espacio, momentos de calma y descanso, aprender a relajarse, así como tener tiempos de estimulación mental y física con diversas actividades realizables en casa.

Con todas las precauciones, sacarlos a tomar aire fresco sin que resulte un riesgo de contacto para ambos y principalmente darles la actividad que nos estén pidiendo y podamos sostener al terminar la cuarentena. 

Aprovechemos para enriquecer el vínculo con nuestro mejor amigos de cuatro patas durante este encierro, aprendamos más de la especie a través de la observación y la comunicación… sin duda será una gran oportunidad para sorprendernos aún más de todo lo que vienen a sumarnos en la vida. 

FB https://www.facebook.com/TotemsMX/

IG https://www.instagram.com/totems.mx/

Claudia Hinojosa B – Directora y fundadora de Tótems