Miedo Parte VI

Emociones aprendidas y generadas en consciencia.
Vimos que las emociones innatas están para servirnos, como el miedo, que nos protege. Ahora veremos ¿cómo se genera el miedo que nos daña?

• Emociones aprendidas. Su origen es aprendido. Se caracterizan porque se generan a partir de un pensamiento y ese pensamiento lo pones TÚ.

El miedo aprendido determina lo que vemos y lo que sentimos; por ejemplo, puedes sentir miedo al ver una persona de color ¿por qué? porque tus modelos de pensamiento tal vez correspondan a los de una familia racista.

Tus creencias determinan lo que ves y lo que sientes.

Entonces habrá que “cachar” esos pensamientos que lo generan y trabajar con ellos.

Hay un tercer nivel de emociones: emociones generadas en consciencia. Emociones superiores, emociones que generan salud, a nivel psicológico y físico. Es impresionante lo que estas emociones pueden hacer por ti y por tu salud. De hecho, te sugiero ver estudios de Greg Braden, quien ha demostrado lo que sucede en tu cerebro cuando las generas.

Estas emociones son:

Paz, Amor y Gratitud

Se caracterizan porque:

• No dependen de ninguna situación en especial. Tú, conduciendo libremente tus pensamientos, puedes generar paz en medio del metro Pino Suárez a las 3 de la tarde, con un calor del demonio… allí, con tus procesos de pensamiento más inteligentes, con tu buena actitud, con tu disposición amorosa.

Te será de utilidad agradecer porque al hacerlo, contextualizas cualquier situación de manera distinta. Pregúntate siempre frente a un punto de fricción ¿qué puedo agradecer?…

Te apuesto que, aunque estés infectado en una cama de hospital tienes mucho que agradecer. Y eso te ayuda a ponerte en otro contexto mental y emocional: genera paz.

• No están en algún lugar o en alguna persona. Mentira que el amor está en un hijo o en una pareja… está en ti. No es resultado de lo que el otro te da sino de lo que tú generas hacia el otro. Suena complicado, así que déjame ponerte un ejemplo:

Imagínate que tu vecino, al que no has visto nunca, está enamoradísimo de ti y un día se anima y te dice, –Mira, aquí está mi amor, y lo mete en una cajita que resulta ser del mismo tamaño a la cajita en la que tu novio adorado metió su amor para ti. Y entonces ¿ya estuvo?, ¿ya por eso lo vas a amar igual que a tu adorado novio?

No es lo que te dan, es lo que tú generas.

No están en algún lugar. Mentira que te sientes en paz por estar en la playa, porque puedes estar en Acapulquito pensando que tu novia está coqueteando con el vecino ahora que tú no estás, es decir, viviendo un infierno.

Es tu mente, son tus pensamientos los que crean tu cielo o tu infierno.

Entonces, a las emociones superiores las tienes que generar en consciencia. Y es hermoso ver que en cuanto las generas te empiezan a sanar.

www.caminar-consciente.webnode.mx