TU HÁBITO puede ser tu gran aliado o tu peor enemigo: Aprende a aplicarlo a tu favor.

  
“El cambio es inevitable. El crecimiento es opcional”. John Maxwell

 
Hace poco leí este fragmento y quiero compartirlo contigo, ciertamente te ayudará a crecer:
 
“Yo soy tu constante compañero. Yo soy tu mejor ayuda o tu peor carga. Yo te empujaré hacia adelante o hacia el fracaso. 
 
Yo estoy completamente bajo tus órdenes. La mitad de las cosas que tú haces, deberías dármelas a mí. Yo las haré más rápido y correctamente. 
 
Me puedes manejar fácilmente. Simplemente se firme conmigo. Enséñame exactamente cómo quieres que se haga algo, y luego de unas cuantas lecciones lo haré automáticamente. 
 
Yo soy el sirviente de los grandes hombres y mujeres, y también, de los peores fracasados. Los que son grandes, los he hecho grandes. Los que son fracasados, los he hecho fracasar. 
 
Tú me puedes usar para producir ganancias o para llevarte a la ruina; Da lo mismo para mí. 
 
Tómame, entréname, se firme conmigo y pondré el mundo a tus pies. Sé débil conmigo, y te destruiré. ¿Quién Soy? ¡Soy un Hábito!”
(Fuente: Sean Covey).
  
Como muy bien lo dice Covey, los hábitos en la vida marcan lo que eres y lo que puedes alcanzar. Tu éxito depende de tu hábito, es decir, de tus costumbres diarias o rutinas.
 
Puedes preguntarte y responderte a ti mismo, si tus acciones del día a día te conllevan a lo que quieres alcanzar, de si van en pro de tu objetivo.
 
Hay quienes dicen que una persona tarda 21 días en desarrollar un hábito, otros aseguran que es un mito. Yo en particular, pienso que para hacerse de un hábito o de una rutina, debes tomarte el tiempo que consideres para hacerlo, porque cada quien tiene sus procesos, cada uno es diferente. Lo importante, es que lo desarrolles, que te propongas a practicarlo día a día.
 
Por ejemplo, un fisiculturista, se ejercita para fortalecer su cuerpo. Debe hacer del ejercicio su rutina diaria. La lectura es otra costumbre para quienes quieren nutrirse internamente en distintos aspectos. 
 
Un gran edificio se construye de pequeños ladrillos, y así, un hábito se construye de pequeñas acciones que darán un resultado.
 
Si quieres desarrollar el hábito de la lectura, puedes comenzar por lo poco, leyendo 1 página. Si quieres hacer ejercicio, comienza con 10 minutos al día, subiendo las escaleras en vez de usar el ascensor. Si quieres ahorrar, comienza con un 10% de tus ingresos (aunque no creas ese cliché que te harás rico ahorrando). De seguro, cada día, puedes ir creciendo o mejorando tu acción para ir en pro de la meta.
 
En el desarrollo de los hábitos positivos radica la diferencia de lo que será tu futuro, te harán una persona rica o pobre, enferma o sana.
 
¿Por qué no desarrollamos hábitos?
Es fácil responder esto, siempre existirá la excusa perfecta. Además, siempre se requiere de un esfuerzo y estamos programados para estar cómodos y no esforzarnos.
 
Con esto no te estoy juzgando, pero es importante que comiences a interiorizar que la base del éxito (más adelante te contaré que es el éxito en realidad) radica en crear buenos hábitos.  
 
¿Te falta tiempo?, ¿te falta dinero?, o ¿te falta salud? Son señales de que estás en mal camino.
 
Sin hablar de los hábitos tóxicos que tenemos como “dejar para mañana lo que puedes hacer hoy”, la mala nutrición, entre otros. Hay que destruirlos o nos destruirán. 
 
Comienza dando los primeros pasos. Olvídate de los resultados por ahora, solo ocúpate en caminar hacia tu meta.

instagram @alexfran.coach

facebook Alexander Fran Coach